comunicado

COMUNICADO OFICIAL Intervención de la empresa VICENTÍN

La medida adoptada por el Sr. Presidente de la Nación respecto de la empresa VICENTIN es absolutamente inconstitucional.

En primer lugar, la mentada “intervención” solo procede respecto de entes pertenecientes a la Administración Pública y siempre que se den ciertos recaudos mediante el dictado de un acto administrativo debidamente fundado. En este caso concreto, la intervención es absolutamente INADMISIBLE.

El procedimiento de expropiación SÓLO procede cuando un bien es declarado de “utilidad pública” por el Congreso Nacional. En este caso concreto, que “utilidad pública” puede tener una empresa privada dedicada a actividades comerciales?

El Presidente hablaba en su discurso de ” ley de expropiación” cuando, en rigor, se trata de un mero “proyecto de ley” que, de tener legisladores con huevos republicanos y respetuosos de nuestra Constitucion Nacional, deberá ser rechazado por unanimidad. Como cereza de este postre, la inadmisible intervención se efectúa mediante un decreto… ¿Dónde está la “necesidad y urgencia” de esta medida? Salvo la de evitar que el mercado libre permita resolver esta insolvencia y NO QUE LA ASUMA TODO EL PUEBLO TRABAJADOR.

Más allá de todas estas consideraciones jurídicas lo cierto es que, siguiendo a Henry Hazlitt, un gobernante idóneo siempre analizará las consecuencias mediatas de una medida para TODA la población (y no sólo las inmediatas para un grupo).
En este sentido, en un análisis económico, bien sabemos que a la larga está CONFISCACIÓN solo generará MAS POBREZA para todo el pueblo trabajador.

Aclaramos que nuestra postura es absolutamente congruente con las ideas de defensa integral de la propiedad privada que venimos sosteniendo desde el origen de nuestra agrupación, sin esconder simples posturas oportunistas ni defender a ningún empresario en particular.

NO PERMITAMOS SEMEJANTE ATROPELLO. ES HORA DE EJERCER NUESTRO DERECHO DE EXPRESIÓN Y DE PETICIÓN A LAS AUTORIDADES.

¡FRENEMOS LA CONFISCACIÓN!


Partido Libertario

Ir arriba