Javier Milei en Mar del Plata 18/01/2020

Economía para fanáticos

Es transgresor, intenso y no se calla nada. Javier Milei no es lo que se piensa de un economista convencional. Hasta desde la estética rompe con las reglas del traje y corbata. Su imagen trabaja en combo con su personalidad y lo convirtieron en una especie de rockstar de la economía liberal. De los pesados.

Y mueve sus masas. Su ponencia del lunes 13 en Espacio Clarín fue una de las más concurridas en lo que va de enero. Hubo una juventud liberfan que lo vio de parado. Para ellos, Milei es casi religión. Pero el economista es fanático del no creer. No cree -obvio- en el socialismo, mucho menos en la intervención de las instituciones del Estado en la vida y economía de los sujetos.

Bandera “ancap”. Milei sostuvo el símbolo “anarcocapitalista” para selfies. (Foto: Cristian Fuertes)
La gente hizo dos cuadras de cola para ver a Javier Milei. (Foto: Cristian Fuertes)

Campera de cuero, clásico pelo revuelto y apuntes en mano, Milei saltó a escena con “Rock and Roll All Nite”, de Kiss, como banda sonora especialmente elegida. Dividió en tres etapas su charla: lo teórico-fáctico entre capitalismo y socialismo, la superioridad moral -título de su charla- que le otorga al primero y el momento de cargar contra el gobierno de turno. “Gracias a cada uno de ustedes por seguir generando tanto error tipo 2, que es hacer todo mal y que salga bien”, lanzó y agitó a sus fans con el revoleo de una bandera “Ancap”, abreviatura de “anarco-capitalista”, un oxímoron que despertó euforia de sus seguidores. “Éste es un país enfermo de socialismo y keynesianismo”, ironizó desde el comienzo.

Milei hizo un paralelismo entre la Argentina capitalista y la que supone socialista, con la que fue previsiblemente duro. Resaltó que en tiempos de Juan Bautista Alberdi el país era rico mientras que “con el socialismo todo derivó en desastre y en instituciones inmundas”.

Crítica. “En un mes tendremos 16 precios para el dólar”. (Foto: Cristian Fuertes)

Pero tuvo su instante de balance. “Pese a que el capitalismo ha ganado por goleada, perdió la batalla cultural”, concedió. Aseveró que los países con mayor libertad económica crecen ocho veces más que aquellos que son sometidos. Y como gran detractor de las instituciones del Estado -del Banco Central en especial-, recordó que “la condición natural del hombre precapitalista era la pobreza” y argumentó con números apuntados. Sorprendió al tomar al feminismo como conquista liberal. Y para el postre, arremetió contra la gestión de Alberto Fernández. “En un mes tendremos 16 precios para el dólar”, advirtió, sin despeinarse.

FUENTE: DIARIO CLARÍN – IR A FUENTE

Ir arriba