La “Emergencia Alimentaria” es el pago a los piqueteros 23/09/2019

La semana pasada el Senado aprobó la Ley de Emergencia Alimentaria, que la Cámara de Diputados votó por unanimidad el 12 de septiembre, presionada por las organizaciones sociales que acamparon fuera del Congreso.

Sin embargo, lo que nadie dice es que esta normativa ya está vigente y la sanción del proyecto que trató el Senado se trata de prorrogar el plazo desde el 1 de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2022. Es decir, desde hace 17 años estamos en emergencia alimentaria y la pobreza sigue creciendo.

La sanción de esta Ley viene siendo promovida por la Iglesia. Durante la visita del presidente en Salta, el arzobispo Mario Antonio Cargnello le dijo a Macri “llevate el rostro de la pobreza“, durante una misa.

Acampe sobre 9 de Julio

Los tres ejes de esta ley:

– Prorroga el plazo hasta el 2022

– Incrementa un 50% la partida presupuestaria vigente para las políticas públicas de alimentación y nutrición.

– Faculta al próximo Jefe de Gabinete a ampliar y reestructurar el presupuesto (que se votará antes de que asuma el próximo gobierno) para destinarlo a la emergencia alimentaria.

El detalle es que “las políticas públicas de alimentación y nutrición”, no son otra cosa que la entrega de dinero por parte del Ministerio de Desarrollo a municipios, comedores, clubes y “organizaciones de base”. Estas organizaciones de base son, por ejemplo, la CTEP de Grabois.

El líder piquetero Juan Grabois

Lo que esta ley significa en realidad, es que el próximo gobierno va a tener dinero disponible para repartir a los piqueteros. Y que Macri les va a repartir $10 mil millones de acá a Diciembre.

En Argentina gobiernan los piqueteros. Y cobran.

Por Ana Montes de Oca, coordinadora Partido Libertario de Mendoza

Ir arriba